La prueba del telémetro: otro fraude

noviembre 20, 2008

Para empezar, diré que esta prueba no es tal. Evidentemente, tengo mis razones para ello.

La prueba.

La prueba en sí era sencilla. Mediante un telémetro láser, se enfocaba a un avión dejando contrails (mal llamados chemtrails), y así se podía comprobar si su altitud de vuelo era inferior a 8000 metros (a partir de esta altura los contrails son más comunes).

Vídeo:

rf

Después de ver lo que se mostraba en él, me formulé bastantes preguntas.

Como sería extremamente raro observar contrails a la altitud marcada por el telémetro (menos en climas extremos, claro), mi primera impresión fue que era un montaje. El posterior análisis del vídeo lo demuestra.

Lo primero que me hizo dudar de la autenticidad del vídeo fue el vídeo en sí. El telémetro no tiene cámera incorporada, y la imagen es demasiado nítida como para que haya sido tomada usando una cámera acoplada al telémetro.

Pero como no conozco al completo el funcionamiento del telémetro, prefiero no tomar como especialmente relevante el hecho de que la imagen sea tan nítida. Aún y así, hay un par de cosas que destapan el fraude.

La primera es que, mientras que el telémetro apunta precisamente al avión y que éste (supuestamente) vuela a menos de 1500 metros, el telémetro obtiene sólo una señal baja (low en inglés).

Cabe esperar esto de un telémetro de calidad, con un alcance máximo de hasta 4000 metros (más de dos veces la distancia medida en el vídeo), y usado en un día claro? La respuesta es no.

Para quienes aún crean en las casualidades, les voy a enseñar algo que termina de demostrar que el vídeo es un montaje.

Según el vídeo, el avión vuela a 1347 metros. Un avión de pasajeros a velocidad de crucero (unos 800km/h) recorre 222,22 metros cada segundo (si alguien quiere el cálculo necesario lo añadiré, lo he omitido por ser sencillo).

Por lo tanto, según el vídeo, tenemos un avión que se mueve a 222,22m/s, a poco más de un kilómetro de nuestra cabeza. Dado que el tiempo de exposición del avión es de 50 segundos, el avión habrá recorrido 11,1km.

Si el avión realmente hubiera recorrido esa distancia a esa altitud (casi 10 veces más pequeña que la distancia recorrida), el vídeo tendría que mostrar el avión acercándose y alejándose, por lo que la cámera tendría que enfocar de manera que también se viera el suelo.

Pero en el vídeo vemos un avión que aparenta estar siempre en la vertical del observador (o muy próximo).

Por las razones anteriormente mencionadas, puedo afirmar con total seguridad que el vídeo es un fraude. Por lo tanto, los 3799 euros que ha costado el telémetro no han servido para nada.

Como diría una máquina tragaperras…inserte su moneda e inténtelo de nuevo.

Anuncios